Desde España, Ana María Huck cuenta sobre el avance del Coronavirus: “Las consecuencias son tremendas”

Ana María Huck (73) nació en Buenos Aires, pero vivió durante muchos años en Austria, Alemania, Estados Unidos, México y España, donde está radicada desde hace 50 años. Trabajó en reconocidos medios de comunicación a nivel mundial y coordinó en ese país el “Proyecto Ana”, un movimiento patrocinado por Radio Transmundial en la Red Internacional de Radiodifusión Cristina. Esta semana, en diálogo por Skype durante 30 minutos con su hermano, el Cont. Fernando A. Huck (69), director de El Observador, comentó sobre cómo el Coronavirus impactó fuertemente en España y en tal sentido afirmó: “Nunca he vivido una situación similar, ojalá que pudiéramos decir que esto es una pesadilla, pero es la vida real, es un antes y un después en la historia. En Madrid, la reacción ha sido tardía. No hemos aprendido lo suficiente, ni de China, ni Corea del Sur, ni de Italia. No se tomaron medidas a tiempo y ahora sufrimos las consecuencias, aunque el gobierno intente reconducir la situación con decretos y nuevas leyes. Los hospitales no están preparados, los médicos y enfermeras, estudiantes y quienes han terminado la carrera, como equipo sanitario transitorio, no tienen todos los elementos. La gente solo consigue que le hagan un test, si están en estado crítico. Eso es lamentable, no todas las personas muestran síntomas y sin embargo, podemos ser transmisores y así, es muy difícil de controlar la pandemia. Las ciudades están en silencio, excepto a las 20 horas de todas las noches, que salimos a los balcones o terrazas o las ventanas y aplaudimos a los sanitarios. Se está forjando un sentimiento de solidaridad, pero la situación es muy grave, delicada. Incluso en mi entorno, hay gente que está muy grave. El gobierno, desde un principio dijo que solo se podía salir de la casa para ir a la farmacia o a buscar artículos de primera necesidad y no se puede abusar, ya que hay límites en las compras. La mayoría de las empresas hoy están cerradas. Se intenta que la gente no tenga que salir de su casa y vigilan la policía, los militares. Hay drones para controlar… Sé de gente que ha sido multada porque en su propia urbanización tienen una cancha de tenis o paddle y estaban jugando. Otros siguen en la vía pública, se rebelan y creen que esto es algo político…”.

– En España, en pocas semanas murieron cientos de personas y hay miles de infectados…

– Las estadísticas son escalofriantes… La característica de este nuevo virus es que el contagio es tremendo, no solo en mayores de 60 años, sino también hay muchos jóvenes infectados. En cuanto a las muertes, es gente muy mayor o con enfermedades crónicas. Es un virus que puede estar en los zapatos o lo podemos llevar a la casa en un papel o en otro elemento, es tremendamente resistente y muta de alguna forma. Esto es letal, imprevisible y el contagio fue tan rápido de un país al otro, que cruzó a América. Lo que vemos es que esto se va a prolongar. España todavía no ha llegado a su pico de casos, tomando como referencia Italia. Las fronteras están cerradas y los españoles que están afuera y quieren ingresar al país pueden hacerlo, pero no se pueden movilizar, solo quedarse en las 4 paredes de su casa. Mi hija, que vive conmigo, se fue a cuidar al novio y a los padres de él, que están delicados, con neumonía, le han hecho el test y lo más probable es que están infectados. Como hay tanta actividad en los hospitales, los hoteles están aceptando enfermos. Hay familiares que aíslan sus enfermos en habitaciones, tratando que tengan su baño privado y les dan la comida…”.

– Una enfermedad que está paralizando además la economía…

– El gobierno ha decretado en España una serie de medidas e inyecta grandes cantidades de recursos a las Pymes y a comercios, negocios, pero el efecto económico es imprescindible, porque no se puede ni prever lo que va a durar. Pero las consecuencias ya son tremendas. Las empresas no pueden despedir a nadie, no se puede dejar tirado a ninguna persona en el camino… Los diferentes partidos políticos se han unido en esta situación y están aprobando decretos de inyecciones de dinero, tratando de sostener el sistema para que no quedemos en bancarrota… Las escuelas tienen clases on line, porque estas no son vacaciones, sino que hay que aprovecharlo al máximo… Y en cuanto a la prevención, hay que cuidarse. Nuestras defensas pueden bajar si el estado de ánimo es negativo. Cómo se procese esto es muy importante. Es fundamental el factor psicológico y animarnos a alentarnos para no decaer. Esto es algo pasajero y vendrán más cosas después. Esto es el principio de algo que ni siquiera habíamos sospechado…”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.