Dueños de gimnasios de Crespo piden volver a abrir: “Queremos seguir trabajando por la salud”

Los profesores de gimnasia Ariel Gross, Miguel Ghibaudo e Ivana Fritz, propietarios de gimnasios de Crespo, estuvieron en el Centro Periodístico de Entre Ríos, donde dialogaron con El Observador y el programa “Fernando Huck Reportajes” para contar sobre el difícil momento que atraviesa el sector, debido a que están cerrados desde mediados de marzo por la cuarentena.

Gross explicó que “consideramos necesaria la reapertura, ya que mucha gente, por prescripción médica, lo está necesitando. Le hicimos un pedido a las autoridades municipales de la ciudad, quienes nos comunicaron que no tenían en ese momento, la facultad de habilitar esta actividad, que todo se va manejando desde Nación y Provincia. Lo que buscamos dar a conocer es que queremos volver a trabajar por la salud, que es lo que hacemos. Hay quienes lo necesitan no solamente por una cuestión física, sino también en lo mental”.

Fritz acotó: “Nosotros somos agentes de salud, en cuanto a los beneficios que trae la actividad física, para las personas con obesidad, por diabetes, que tienen colesterol. Hace un mes y medio que no podemos trabajar. Sabemos que si nos autorizan reabrir, no lo podremos hacer con la misma cantidad de gente, sino cubriendo los metros cuadrados que se necesitan para cada alumno”.

Ghibaudo expresó: “En Crespo, tuvimos la iniciativa de juntarnos los dueños de los gimnasios y tratar de buscar soluciones en conjunto y alternativas para trabajar. Hicimos un protocolo, con muchos aspectos a tener en cuenta, como que haya una determinada cantidad de personas, la limpieza del calzado, entre turno y turno, desinfectar todo lo que se tocó. Hay otras reglas, como tener las toallas y la botella de agua propia, al igual que los elementos de higiene. La idea es que en cada sector, estén los elementos de limpieza, como alcohol en gel, para una higiene continua. Tenemos pensado trabajar por turno, en mi gimnasio, el horario central es a la noche, pero lo vamos a ir viendo”, a lo que Gross acotó: “En el acceso, se tomaría la temperatura para comprobar que no tiene fiebre la persona que ingresa. La cantidad va a estar estipulada por metros cuadrados. Para todos será una nueva reorganización, no podremos salirnos de los horarios que se manejan en la ciudad, que permite abrir hasta las 18.00”.

Sobre el aspecto económico, detallaron: “Los que alquilamos hemos tratado de llegar a un acuerdo con los dueños de los locales, porque hace casi 2 meses que no trabajamos. Estamos tratando de aguantar, buscando alternativas, como alquilar elementos o dar clases on line y con un abono mínimo. También mandamos rutinas y buscamos otras opciones. Hoy estamos activos en un 10% de nuestras posibilidades. En cuanto a los empleados, buscamos la manera que tengan un ingreso, no con lo que se venía trabajando. Hay planes que da el gobierno, pero nosotros no estamos incluidos” acotó Gross.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.