“Si no trabajamos, no cobramos”: el drama de los monotributistas por la cuarentena

Las medidas de aislamiento de personas no vinculadas con servicios esenciales afecta a gran parte de las ocupaciones personales por cuenta propia. No solamente que no podrán cumplir con sus obligaciones, sino que tampoco podrán tener el sustento para su vida diaria.

De acuerdo con un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, solo el 55% de los hogares argentinos tiene como jefa o jefe a un empleado registrado (en relación de dependencia). Mientras que el 22% corresponde a asalariado no registrado (de este grupo el 43% de los hogares es pobre) y el 23% es un cuentapropista.

En diciembre de 2019, se contabilizan 9,74 millones de asalariados registrados y 2,39 millones de trabajadores independientes puros, sin otro empleo en relación de dependencia. En el empleo no asalariado, los monotributistas únicos sumaron 1,6 millones de trabajadores y los autónomos 398.000.

“No recuerdo una crisis de esta naturaleza en la Argentina, por lo menos en los últimos 60 años. Ya está afectando económicamente a todas las empresas, pequeñas medianas y grandes. El día después, cuando esto termine seguramente muchas firmas van a quedar en el camino; por eso es importante que el Gobierno siga creando herramientas para cuidar el empleo, los empresarios queremos poder pagar los sueldos”, destacó Mario Grinman, secretario de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CACyS).

“Estos sectores durante todas las recesiones son los menos protegidos, hablamos de trabajos que se hacen por día y se pagan a jornada y mucho trabajo autónomo que es referido al rubro servicios que quizás no se puede prestar o en una recesión son prescindibles. De la magnitud de este parate no se registra en la historia reciente algo similar. Hay que recurrir a la comparación con la crisis de 2001-2002, la más profunda de la historia argentina donde fue el gran sacudón fuerte que sufrieron estos sectores”, destacó el economista Guido Lorenzo, de la consultora LCG.

Según su opinión, la magnitud de la caída es difícil de mensurar porque aun no se sabe la extensión de las medidas de aislamiento general o parcial, que puede ser de entre uno a dos meses. “Es difícil de mensurar porque no sabemos la extensión. Si es de 45 días, un promedio, contraerá la actividad o le aportará una caída sobre cualquier escenario de alrededor de 1,5 puntos porcentuales en el total general. Nuestras proyección es de 2,9% de caída del PBI para 2020, hasta ahora, pero es muy dinámico esto”, agregó el economista.

¿Qué tipo de medidas podrían aliviar más a este grupo de trabajadores y emprendedores comprendidos en monotribustistas y también autonómos? Especialistas en temas tributarios recomiendan más un subsidio directo que una exención del pago de la cuota monotributo que hoy, en la categoría más baja es de 1.955 pesos.

“Monotributistas y autónomos, algunos encuadran en esa categoría incluso con montos de facturación menores al monotributo, están en una situación muy compleja porque esta situación está rompiendo la cadena de pagos. No tienen ingresos porque no pueden abrir sus locales o no le pagan sus servicios”, dijo a Infobae el tributarista Sebastián Domínguez, del estudio SDC Asesores Tributarios.

“Después de las PASO, el presidente Macri había dispuesto eximir una cuota impositiva de parte del monotributo como medida paliativa, pero estamos ahora en una situación mucho peor. Más que la cuota, se puede disponer un subsidio, que sea mayor que la cuota y que pueda ser recibido en una cuenta, muchos ya tienen su CBU registrado en la AFIP. Hay que ir pensando medidas para que esas personas tengan algún ingreso para subsistir”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.